Presentación
Apuntes
Artículos Biblioteca
Contacto
 
 

Hay libros que son raros por desconocidos y éste es el caso, al menos en nuestro fandom, de El camino de los dioses, del argentino Manuel Ugarte, que traigo a coalición por haberse publicado en España. Perteneciente a una colección llamada "Novelas del Hogar" y con una sobrecubierta de novela rosa, uno podría tomarlo por algo muy distinto de una obra de proto ciencia ficción. Pero en la portada se lee bajo el título "novela de la próxima guerra" y, si uno tiene la suerte de encontrar un ejemplar que conserve la sobrecubierta, en ésta se alude a la contienda bélica inevitable entre los EE.UU. y Japón. Lo editó la Sociedad General de Publicaciones en 1926, en Barcelona, en tapa dura, con una muy cuidada presentación, 324 páginas de 19x13 cm. y 5 pesetas de precio. Lleva intercaladas cuatro láminas del conocido portadista Longoría -ver los Apuntes dedicados al Capitán Sirius-, que en esta ocasión realizó un trabajo sin mayor relieve.

Manuel Baldomero Ugarte (Buenos Aires, 27 febrero 1875 - Niza, 03.12.1951) fue un notable conferenciante, escritor, político y diplomático cuya biografía excede los límites de esta breve reseña. Poco antes de morir, escribió: "La fe en Dios y en la Patria fue la brújula del pequeño navío castigado de puerto en puerto, como si la tormenta naciera del idealismo de sus mástiles".

Vivió este idealista en el París de la Belle Époque y en los Estados Unidos del big stick, participó como delegado socialista en el Congreso de Stuttgart y terminó rompiendo con el Partido por diferencias graves con su conducción. Hizo giras por toda Latinoamérica, vivió por un tiempo también en España y colaboró en numerosas publicaciones españolas. En todas sus obras se advierte su empeño en crear un arte supranacional latinoamericano, más aún, en la fusión de todos los pueblos de habla hispana en una sola patria, según el sentimiento del libertador Bolívar, como única manera de oponerse al amenazador poderío de Norteamérica.

"Cuando estalló la guerra, fui hispanoamericano ente todo [...] No me dejé desviar por un drama dentro del cual nuestro continente sólo podía ser papel de subordinado o de víctima y lejos de creer, la injusticia en el mundo, me enclaustré en la neutralidad, renunciando a fáciles popularidades para pensar sólo en nuestra situación después del conflicto."

En esta misma novela -una cita más- se lee que:

"Si los EE.UU. han logrado imponerse al mundo y lo gobiernan en sus movimientos esenciales [...] es por la laboriosidad inteligente, por la salud comunicativa, por la energía creadora que les ha llevado a centuplicar la felicidad humana, sacando de las entrañas del planeta los tesoros escondidos, valorizándolos, manufacturándolos, transportándolos y distribuyéndolos a las razas dormidas [...] que por la simple gravitación de la realidad, les rinden vasallaje".

Y la protagonista del libro reflexiona al final lo que más de un americano firmaría casi un siglo más tarde:

"Cuando veo que al lado de nuestros centros prácticos, que preparan hombres para la dominación, empiezan a surgir los que empujan a los desvaríos filosóficos y al examen quintaesenciado de la vida, tengo la sensación de asistir al principio de nuestro eclipse."

El argumento de la novela lo resume la citada sobrecubierta al decir que los tres elementos que la conforman son una realidad: el antagonismo milenario de la civilización de Oriente con la de Occidente, un temor: la guerra inevitable y fatal del Japón y EE.UU., y una hipótesis: el descubrimiento nipón de fuerzas misteriosas del espacio, "que se volvería destructor y beligerante como si Dios tomara partido en la lucha de los hombres", que es el obligado contrafactual . No fue pequeña fuerza, por todo decirlo, la de la bomba atómica del otro bando en la guerra real.

La rica heredera Molly Graham, dotada de una extraordinaria intuición, pone en relación la explosión de un polvorín en Budapest y un extraño fenómeno atmosférico en Costa Rica, primero, y unas desviaciones forzosas en su maniobra de barcos y aviones, después, y sale hacia el país centroamericano para encontrar que la realidad es peor de cuanto imaginaba: los japoneses han descubierto un ingenio capaz de utilizar las fuerzas gravitacionales de los astros para causar daños inmensos. "Hay fuerzas formidables que juegan con el mundo y que no conocemos aún". Pero miss Graham consigue robar el prototipo experimental y entregarlo a sus compatriotas, para que encuentren la manera de anularlo.

Junto con esta cientificticia trama de intriga y suspense, se desarrolla la habitual de amor. Y Ugarte encuentra aún espacio para exponer sus ideales políticos, mostrándose decidido partidario de la unión de las repúblicas centroamericanas en una sola, así como adversario de las constantes insurrecciones que esterilizan su acción política y arruinan su economía. Una muestra de su desencanto aparece cuando dice: "Es el inmovilismo ignorante lo que caracteriza nuestra vida. Pensar en el bien de las patria es sentar plaza de inepto para intervenir en los asuntos públicos". La novela, en fin, presenta a un Japón que sabe que se va a enfrentar inexorablemente a los Estados Unidos y busca armas nuevas para derrotarlos.

 

 
 

 

 

© Augusto Uribe. No está permitida la reproducción de los contenidos de esta web sin el permiso expreso del autor.