Presentación
Apuntes
Artículos Biblioteca
Contacto
 
 

Castillo de naipes en el planeta Juno, "comedia fantástica en dos actos y en prosa", es una obra de teatro corta que escribió en 1891 Francisco Ramos de Pablo y publicó a sus expensas: su único punto de venta era el domicilio del auor, que estaba en la calle de San Mateo 22, duplicado, principal, de Madrid.

El nombre de este autor aficionado no aparece en lugar alguno, ni siquiera en los archivos de las sociedades teatrales, aunque, conociendo su domicilio, pude hallarlo en el Padrón Municipal de Madrid de 1890.

Francisco Ramos de Pablo nació en Soria el 4 de octubre de 1840, trasladándose a Madrid cuando tenía veinte años y estableciéndose como comerciante. En 1891, cuando escribió su Castillo de naipes en el planeta Juno, tenía instalado su negocio en el citado piso de San Mateo, donde vivía con su esposa, la también soriana Gregoria Lorzano, y sus tres hijas. Como curiosidad, pagaba 120 pesetas al mes por el alquiler del inmueble.

Anunció otras dos creaciones, el drama en prosa en dos actos La chispa eléctrica, y el drama en verso en un acto Suerte y desgracia, que nunca he llegado a ver y dudo mucho que se publicaran.

La acción del Castillo de naipes se desarrolla en la capital de Juno, que lo es asimismo de la Confederación sideral integrada por este astro, Vesta, Astrea, Ceres y Palas, los cinco primeros asteroides del catálogo. Sus habitantes son en todo semejantes a los de la Tierra, gastan sombrero hongo y llevan nombres de flores, como Gladiolo o Geranio en las clases altas, y de hierbas o plantas silvestres en las bajas, como Dragoncillo o Pipirigallo.

Allí un grupo de conspiradores planea derrocar a un gobierno que juzgan tiránico y despótico y hacer la revolución obrara, acabando con los capitales industiales y convirtiendo al Estado en el único productor de capital, a l manera de ideas que ya comenzaban a aflorar entre nosotros. Cuentan para ello con el arma formidable que ha desarrollado el Dr. Miosotis, unas pequeñas bombas que, arrojadas a mano, como si de piedras se tratara, asfixian a todo ser viviente en un espacio de diez mettos cúbicos si no es retirado con prontitud de la zona de influencia del fluido que esparcen.

Otro de los conjirados es el ingeniero Mímulo, que precisamente acaba de regrsar de un viaje a la luna en un globo impulsado por un sistema mixto de gas hidrógeno y aire comprimido, que alcanza La velocidad de una legua por minuto. Ha realizado la travesía en un mes y ha dedicado cuarenta días a la exploración de nuestro satélite, que tiene atmósfera respirable, goza de una temperatura agradable, más bien calurosa, y presenta una superficie verde de praderas y bosques poblada por numerosos cuadrúpedos, aunque sin la presencia de vida humana.

Antes de que concluya el primer acto nos enteramos de que han llegado a Juno en otro globo cuatro habitantes de la Tierra, un español, un francés, un inglés y un norteamericano. Al primero lo entienden perfectamente porque su idioma es el mismo que allí se habla, pero el de los otros les resulta una jerga ininteliigible.

El acto segundo arranca con una concentraciuón de los trabajadotres que horas después iniciarán la revuelta, pero su parlamento se consume en la discusión sobre los supuestos favores que la mujer del número dos concede al número uno, hasta que aparece Gladiolo, el jefe de la conspiración, que proclama sus objetivos:         

- elección por sufragio universal de una Cámara única que elegirá a su vez al gobierno
- responsabilidad exigible para todos los poderes públicos
- administración gratuita de justicia, con jurado popular para resolver todos los litigios
- imposición de contribución única y directa a todos los ciudadanos, repartida según los gremios de cada clase
- libertad absoluta de imprenta
- abolición de jubilaciones y cesantías
- servicio militar obligatorio a partir de los 18 años
- formación del partido planiográfico obrero en base a que cada ciudadano pueda trabajar para adquirir y pueda ejercer esta derecho como le plazca, sin más limitación que el perjuicio a terceros.

Este programa (evidentemente dirigido a la situación de aquella época en España) es recibido con entusiasmo, mas entra entonces en escena Begonia, la mujer de Gladiolo, disfrazada de hombre, que propone dejar las cosas parecidas a como están, reformámdolas pata mejor vivir, aunque haciéndolo con prudencia y calma, evitando el derramamiento de sangre que se va a producir. Según ella el gran enemigo del pueblo es la planiografía, esto es, los partidos políticos, y su principal reforma consiste en que los concejales del municipio, los diputados regionales y nacionales sean elegidos por sorteo, según "la suerte de las urnas". Así llegarían al cargo sin compromisos adquiridos, podrían decidir en conciencia y todas las clases socilaes estarían igualmente represntadas y podrían decidir por igual en los asuntos públicos. Las ventajas de que un gobierno no gozase de una sumisa mayoría en la Cámara serían palmarias.

Su discurso no termina de convencer a su auditorio, pero sí lo hace la intervención del español Felipe para advertirles de que las tropas están alertadas y dispararán contra ellos en cuanto empuñen las armas, mientras que podrán marchar libremente si deponen su actitiud. Nuestro compatriota ha sido alojado en la casa del padre de Begonia y ésta le ha contado lo que trama su marido, con lo que él se va a ver a la reina de Juno, le expone el caso y hace su propuesta en calidad de delegado real.

Felipe es madrileño y subió al globo inventado por el norteamericano Hamilton para ir a la luna, mas un viento que no acertraoon a sortear los arrastró hasta Juno. Es actor e hijo de actores, lo que ha de explicar, ya que en Juno no se conoce el teatro. Uno de quienes le escuchan decide ser el primer empreesario teatral del planeta y todos los personajes termninan brindando por el éxito alcanzado por la representación de la obra y por todo cuanto se les ocurre, hasta por las madrileñas a las que pretenden conocer en un próximo vuelo aerostático a la Tierra.

Aun prescindiendo de de los disparates astronómicos, la obra ofrece escaso interés y posee poca entidad. Haciendo un juego de palabras, se podría calificar de una comedia de cortos vuelos.

 

 

 

 

© Augusto Uribe. No está permitida la reproducción de los contenidos de esta web sin el permiso expreso del autor.