Presentación
Apuntes
Artículos Biblioteca
Contacto
 
 

Dios ha hecho muy pocos tontos de verdadero
mérito, de los que pueden volver tonto al mundo,
haciendo escuela de su tontería.

Roque Six, compuesta entre 1924 y 1926 y publicada en 1928 [1], es una novela importante de un autor importante, por encima de otras de humor del género y que, como la mayoría de ellas, tiene más de fantasía que de ciencia ficción. Es realmente un título emblemático de la experimentación vanguardista que se enfrentó al realismo de la novela española, como escribe Carola Sbriziolo [2], a cuyo trabajo he recurrido.

José Joaquín Francisco Cesáreo Caraciolo Isaac de Santa Lucía y de la Santísima Trinidad López Rubio y Herreros, humorista, guionista y director de cine, y autor e historiador del teatro, nació en Motril, Granada, el 13 de diciembre de 1903 y murió en Madrid el 2 de marzo de 1996. Cursó el bachillerato en Cuenca, donde su padre era gobernador civil, y la carrera de Derecho en Madrid, donde fue asiduo de las tertulias del Café de Platerías en la calle Mayor y de la de Gómez de la Serna en el de Pombo de la de Carretas. Pronto empezó a colaborar en revistas humorísticas de vanguardia, con el descubrimiento del "absurdo". Como señala Sbriziolo, a la que vuelvo a citar, si hasta entonces el propósito del humorista era hacer reír a carcajadas, ahora pasa a ser la de provocar la sonrisa inteligente.

Terminado su servicio militar en artillería en Vicálvaro, publicó Roque Six, su única novela. Más tarde, entre 1930 y 1935 trabajó en Hollywood, contratado primero por la Metro para escribir los diálogos de las versiones españolas de sus películas y luego por la Fox. Fue amigo de Charles Chaplin -Charlot-, Stan Laurel y Oliver Hardy -el Gordo y el Flaco- y Buster Keaton. La Guerra Civil lo sorprendió en Madrid, aunque logró volver a los Estados Unidos, pasando los últimos años de la guerra en Méjico y Cuba y regresando a España en 1940. En 1949 dejó el cine y reemprendió con fuerza su actividad teatral. He tenido ocasión de asistir a varias representaciones de sus obras y a otras extranjeras de las que fue buen traductor.

Cuando en 1983 ingresó en la Real Academia pronunció el discurso "La otra generación del 27", un emocionado recuerdo y homenaje a sus entrañables amigos Edgar Neville, Enrique Jardiel Poncela, Miguel Mihura y Antonio de Lara, "Tono". Este grupo aparte del 27 cultivó el humor, preferentemente en el teatro.

Dado el ámbito en que escribo, diré que el primero de sus guiones fue el de El último varón sobre la Tierra [3] y, entre la veintena de comedias que estrenó, figura La novia del espacio . En Entrevista con la madre Teresa de Jesús el entrevistador viene de cuatro siglos de distancia en el tiempo. Su primer libro, Cuentos inverosíimies, lo componen veintiún relatos del absurdo, con el mérito de que cada uno está ilustrado por uno de los mejores dibujantes del momento. Son cuentos de un humor que se balancea entre el clásico de Fernández Flórez y el revolucionador del género Gómez de la Serna.

La Enciclopedia Espasa dice de él que sobresalía entre los jóvenes escritores de su tiempo por la agudeza de su prosa, que era ágil, dúctil, nerviosa y vivaz, y lucían en ella las imágenes brillantes y las metáforas felices.

En Roque Six, el oscuro funcionario de provincias Roque Fernández fallece de una pulmonía, es enterrado y resucita como Roque Two en su colega francés Jean Rochestier, funcionario a su vez del Ministerio de Justicia en París. Tiene mujer e hijos, ante los que se siente como un suplantador: por más que convertido en otro hombre, no ha perdido la conciencia de su identidad anterior y rechaza el papel que le ha tocado jugar. Se burlan de él de vacaciones en la playa, pierde en el casino y provoca su segunda muerte al atragantarse o tragarse la bola de la ruleta en el mejor episodio de la serie. Si su primer fallecimiento fue indeseado y negativo, este segundo ya es algo querido y positivo: a través de sus sucesivas muertes, buscará la identidad que se le niega.

Como señala a su vez Martínez Cachero [4], a cuyo trabajo he recurrido también, aquí es donde el autor proporciona el único dato temporal, cuando a la vista de algunos hombres que cruzan la ciudad a la vista del protagonista, "se notaba el rastro de la Gran Guerra (1914-1918) en los ojos de cristal de muchos hombres".

Roque es más una víctima que un héroe y este proceso de muerte y resurrección se va a repetir hasta concederle seis oportunidades de vida [5], y de ahí el título, a las cuales presta el autor una atención desigual. Todas están caracterizada de un modo propio, lo que evita la monotonía que supondría la repetición mecánica de un mismo esquema.

Roque Three es un hombre distinto que se ocupa de algo diferente en un nuevo escenario, pues ha reencarnado en el reverendo Farjeon, un pastor anglicano que asimismo vive con su esposa y sus hijos en el agujero perdido de Ainsworth, Nebraska. Tiene todos sus papeles en regla y un trabajo que le proporciona lo suficiente para vivir, pero se siente profndamente desconcertado con la desconocida y necia esposa que tiene, la descocida prole que no le merece mejor juicio y la no menos desconocida condición eclesiástica.

Se cae  por las escaleras del púlpito del que descendía de su predicación y, tras unos días de inconsciencia, nadie se extraña de que haya perdido la memoria y sea preciso presentarle a las gentes, incluso a las de su familia, a más de que vea las cosas con ojos nuevos y predique de un modo distinto. Pero...

"...por si la tristeza de seguir viviendo fuera poca, Roque sabía desde dos horas antes -ante la mujer indiferente y necia, y los hijos inconsistentes y despreciativos- que era un tonto y que estaba en el mundo como tal Reverendo Farjeon- para hacer payasadas nada más..."   

Ha tenido lugar un hecho singular. El muerto resucitado Dimas Firestone, atropellado en Filadelfia, le explica que es un raro caso de tonto genial y contagioso, creado con mucho esfuerzo por Dios para llevar un poco de estupidez al mundo. Su primera muerte le ha impedido cumplir su misión y el Creador desea que la remate.

"Dios he hecho muy pocos tontos de verdadero mérito, de los que pueden volver tonto al mundo, haciendo escuela de su tontería [...] Te estaban reservados grandes designios, pero tú te dejaste morir aún joven, sin haber hecho tu obra. Entonces Dios, viendo malogrado su esfuerzo, no te quiso admitir en el Cielo [...] Y así, hasta que no cumplas tu misión, estás en el mundo. Inútil hasta entonces que llames a lo eterno. Tu necedad tiene raíces en la Tierra."

Eso hace entender a Roque el porqué de sus sucesivas vidas y llega a inspirar en él un movimiento de rebeldía que culmina cuando, tras contemplar su imagen reflejada en el agua,  se deja ahogar en el río.

Sufre otra derrota al reencarnarse a continuación en Roque Four en  Bucarest, en el cuerpo ahora del profesor Pezardjick, un revolucionario rumano, anarquista y conspirador que ha cometido un regicidio. Encerrado en la cárcel con su banda, rehúsa huir con ésta por una cuestión de principios, lo que lo lleva directamente al paredón.

Los episodios postreros son de menor entidad. Roque Five es un bebé, lo que lo mantiene en la impotencia, "terrible cosa es la de volver a ser niño". Irritado, muerde el pecho de su nodriza y ésta lo arroja por el balcón.

Finalmente, Roque Six se desdobla en una pareja de siameses, cada uno de los cuales sufre las molestias del hermano que tiene siempre a su lado. Cuando ambos se enamoran de la misma mujer y se pelean por ella en otro villorrio, un Roque levanta el cuchillo contra su insoportable hermano, pero, al ser ambos una misma persona, al matar a Abel, Caín se suicida.

Las aventuras podrían continuar hasta el infinito, como si de una novela abierta se tratara, que dice Martínez Cachero, al que vuelvo a citar. Pero no hay más finales. Esta especie de ruede de la vida cristiana, que viene a ser como un guiño al sánsara, culmina en el Cielo, "no puede ser otra cosa", se dice Roque. Dios, harto de su incapacidad para cumplir la misión que le había asignado en la Tierra, tras ese peregrinaje contra su voluntad de vidas, muertes y resurrecciones sucesivas que no lo iban a conducir nunca al nirvana, termina por acogerlo en Su Gloria y devolverle su identidad.

De cuerpo en cuerpo, Roque representa al hombre contemporáneo en busca de su identidad, vagabundo de sí mismo y errante de una vida inexplicada e inexplicable en su recorrido hacia la muerte. La novela se vincularía así a la filosofía existencialista en boga esos años.

Por más que dotada de elementos fantásticos, es dudoso que se deba incluir esta obra dentro de la proto ciencia ficción española, pero, como alguien lo ha hecho, yo la reseño. En todo caso es una buena novela, al margen del género en que se la quiera encuadrar.

 

NOTAS

1. López Rubio, José. Roque Six, R. Caro Raggio, Madrid (Mendizábal 34), 1928, rúst., 200 pp. de 18x12 cm. Revisado por el autor en Seix Barral, 1986, y reeditado por Temas de Hoy en 1999 y Planeta en 2004..

2. Sbriziolo, Carola. "Roque Six" de José López Rubio: novela poética de vanguardia, Università degli Studi di Palermo, 2001.

3. Producida en español en 1933 por la Fox en los Estados Unidos. Estuvo dirigida por James Tinling y sus protagonistas fueron Ralph Martin y Dolores Winkle.

4. Martínez Cachero, José María. Las seis vidas de Roque Fernández: sobre "Roque Six" de José López Rubio, revista Saber Leer nº 5, Barcelona, Fundación Juan March, 1987. Después en Biblioteca virtual Miguel de Cervantes, Alicante, 2001.

5. Acerca de una novela sobre la que se ha escrito tanto, no falta quien relacione las seis vidas de Roque con los seis días de la Creación -el séptimo descansó- o suponga que el seis era un número común en el género, como en las Seis falsas novelas, de Ramón Gómez de la Serna, o Seis personajes en busca de un autor, de Luigi Pirandello.

 

 
 
 

© Augusto Uribe. No está permitida la reproducción de los contenidos de esta web sin el permiso expreso del autor.