Presentación
Apuntes
Artículos Biblioteca
Contacto
 
 

Eduardo Bertrán Rubio nació en Zaragoza en 1838 y se doctoró en medicina en la Universidad de Barcelona, ciudad en la que se instaló y fue el iniciador de la neurología y la electrología médica en España: a su iniciativa se debe la realización en 1896 de la primera radiografía que se hizo en nuestro país. Conocida su especialidad, nada tiene de extraño que escribiera este cuento en una de sus habituales colaboraciones en la prensa catalana de la época, en la que saca a relucir, como de sólito, su vena de humor satírico. Falleció en Barcelona en 1909.

Un invento despampanante se publicó en 1906 en la revista Hojas selectas [1] y lo reprodujo Nueva Dimensión. Un inventor propone a un hombre de negocios la explotación de su "Psico-kinos-fono-fotocromógrafo instantáneo y reversible", que presenta el aspecto de una sencilla caja negra de diez centímetros de lado, pero que contiene en su interior dos sensibilísimas películas de audio y vídeo. Cuando se enciende y se apunta a la cabeza de una persona, registra directamente de las neuronas de su cerebro los pensamientos que tiene, tanto en imágenes como en palabras que quedan grabadas y se pueden ver y oír de inmediato.

El invento se completa con un líquido, creado igualmente por el protagonista, que vuelve impermeables para el aparato a quienes lo toman. Hace una demostración práctica a su interlocutor y le explica cómo podría recuperar enseguida el capital invertido en la financiación del invento, obteniendo a continuación unos beneficios descomunales, pero éste no acepta la propuesta.

Decide entonces alquilar un barracón en la Rambla de Cataluña y, por 50 céntimos de entrada, exhibir las películas que ha tomado a políticos y otros personajes de la vida pública que se presentan con un coram vobis de grandeza que para nada corresponde a la realidad. La gente los reconoce, aunque él no los identifique para evitar responsabilidades: si alguno lo demanda habrá de empezar por reconocer que la película se refiere a él, porque refleja sus pensamientos.

NOTAS

1. Hojas selectas, revista para todos, nº 53, mayo 1906, pp. 425-431, Barcelona, Biblioteca Salvat, con ilustraciones de Opisso (ver los Apuntes dedicados a las protomáquinas del tiempo en la ciencia ficción española)

 

 

 
 

 

 

© Augusto Uribe. No está permitida la reproducción de los contenidos de esta web sin el permiso expreso del autor.