Presentación
Apuntes
Artículos Biblioteca
Contacto
 
 

José de Siles nació en Puente Genil (Córdoba) en 1856 y falleció en Madrid en 1911. Bohemio y naturalista, destacó como poeta y autor de narrativa breve. En su faceta periodística escribió artículos de costumbres y de arte.

Dice el Diccionario Espada de él que fue "de talento claro y gran laboriosidad; su horror a todo lo que significara sujección hizo que no pudiera gozar de las ventajas a que sus innegables cualidades le daban derecho".

Y escribió Emilio Carrere que "Siles es un superviviente. Su vida ha sido una cuerda floja donde él ha realizado prodigios funambulescos. Conoce el vacío espantoso de las noches sin albergue y el café con media ha sido el inverosímil fundamento de muchos años".

Leo que llevó una vida trashumante y maltratada que contrasta con la persistencia de su espíritu entusiasta. Una herencia de un tío suyo cambió por un tiempo su vida, empezando por publicar en 1905 veinticuatro libros de poesía, cuentos y artículos. Los duros restantes también se los gastó.

Sufrió un desprendimiento de retina y una mañana fue hallado sin sentido en su casa, muriendo poco después, ciego y pobre, en un hospital.

En la batalla de los árboles [1], una secta de reformistas, apóstoles de la felicidad terrenal, parte en un barco en busca de tierras vírgenes donde poner en práctica su modelo social. Pasan los meses vagando de costa en costa, de isla en isla, y en todos los sitios encuentran huellas del hombre, hasta que, por fin, se topan con una lengua de tierra sin rastro de vida animal, donde se apiñan los árboles.

Los viajeros empiezan a talar los árboles, los troncos más gruesos para la construcción de sus casas, otros para la de los muebles, y las ramas quemadas para calentarse, pues era pleno invierno. Aquella tribu de anacoretas sociales vivió por un tiempo en paz.

Sin embargo, comenzaron a surgir dificultades. Las aves, sin ramas en que posarse, dejaron de visitarlos y los privaron del alimento de sus carnes. La pesca se resintió también de la falta de semillas de las plantas que caían al mar.

NOTAS

1. Mesia de la Cerda, Luis. "El hombre de cristal" en El saquillo de mi abuela. Cuentos fantásticos, Librería Española de E. Denné Schmitz, París, 1875.

 

 

 
 
 

© Augusto Uribe. No está permitida la reproducción de los contenidos de esta web sin el permiso expreso del autor.